1. Portada /
  2. Descubre Benissa /
  3. Cultura /
  4. Monumentos /
  5. Ermita de Santa Ana
volver

Ermita de Santa Ana

Acceso

Se puede llegar hasta ella en vehículo o andando, pero recomendamos que se haga a pie, para disfrutar más del camino. Podemos dejar el coche en la parada de autobuses de la entrada norte de Benissa y desde aquí tomar el camino asfaltado que surge por detrás de la nave de Muebles Martínez. Al principio del camino se pasa por un antiguo lavadero (Pou d´Avall) en el que hay una fuente de agua. Lavaderos como éste, hoy en desuso, hay en muchas partidas rurales. El camino prosigue unos 15 minutos hasta alcanzar la ermita.

Descripción

Es la más antigua de todas, pues data de 1613. Dispone de una sola nave y una hermosa fachada en piedra arenisca con puerta de arco de medio punto y la fecha de construcción grabada en una piedra situada en el pie de la esquina derecha de la fachada. Frente a ella hay una pequeña plaza con una cruz central. En su interior hay un pequeño púlpito, un altar de estilo neoclásico, la sacristía a la izquierda y un cuerpo adosado que pretendió ser las dependencias para el ermitaño. Siguiendo por una senda se llega a una fuente y a un lavadero.

Todo el lugar invita al sosiego, escuchando el suave sonido del agua brotar de la fuente, en medio de una abundante vegetación, formada principalmente por chopos. Desde la plaza de la ermita y mirando hacia el sur, se observa en primer plano el barranco de Santa Ana, que se junta con el del Quisi y conduce nuestra vista hacia Oltà y la Sierra de Bèrnia al fondo.

En toda esta zona el paisaje se compone de extensiones abancaladas de cultivos mediterráneos como almendros, vid, olivos, etc. A la izquierda surge un hermoso y frondoso pinar y al oeste se ve parte de la población de Benissa. Desde la ermita surgen diversos paseos, y existe la posibilidad de descender hasta Calpe, siguiendo las sendas del barranco del Quisi.

Fiestas

Su festividad se celebra el 26 de Julio con una despertà con cohetes y dulzaina, una misa, una procesión y un refrigerio popular donde la población trae su propia merienda. La jornada acaba con un baile y fuegos artificiales.